GRUPO DE DISCUSIÓN “ARTE-TURISMO: IMAGINAR UN NUEVO ECOSISTEMA

28 y 29 diciembre 2017 | 17:00 a 20:30 h | CAAM – Las Palmas de Gran Canaria (Islas Canarias-España)
50 plazas gratuitas (previa inscripción)
Coordina: Mariano de Santa Ana

> [FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN]

 

> [PROGRAMA]

Jueves 28. ARTE E INNOVACIÓN DEL ESPACIO TURÍSTICO

17:00 – Presentación. Fernando Maseda (EspacioGuía) y Adrián Piera (Instituto de Arte Contemporáneo)

17:15 – Arte y espacio turístico: sinergias por explorar. Marta Cantero y Roberto Gómez de la Iglesia

18:45 – Descanso

19:00 – El arte y la incorporación del turista crítico. Eloy Fernández Porta y Noemí Tejera

Viernes 29. TURISMO Y ARTE: LÍNEAS DE RETROALIMENTACIÓN

17:00 – El turismo como activador del mercado del arte. Concha Jerez y Marta Pérez Ibáñez

18:30 – Descanso

18:45 – Museo del turismo: el papel del arte. Mariano de Santa Ana y Matilde Obradors

El turismo de masas y el arte contemporáneo coexisten y se retroalimentan en el contexto del turismo cultural a través de las bienales, los museos de referencia masiva y otras estructuras de exposición. Pero en los lugares donde el modelo turístico predominante no es el cultural sino el de sol y playa, tal es el caso de Canarias, arte contemporáneo y turismo de masas son manifestaciones que se ignoran mutuamente —si se obvia, naturalmente, el caso de la intervención de César Manrique en Lanzarote que reviste carácter de excepción mundial—. Es verdad que el arte contemporáneo adopta con frecuencia una actitud de desdén hacia el fenómeno turístico, en el que solo ve mercantilización y banalización de la experiencia, y, no es menos cierto también, que la industria turística orientada a la oferta de sol y playa, no muestra interés alguno en el arte contemporáneo porque no atisba posibilidades de beneficio económico en él. Pero entre el arte y la industria turística se encuentra un tercer agente que es el turista mismo, un sujeto cuya experiencia no puede ser absolutamente programada y que, como acreditan numerosos estudios, ya no se conforma en el destino insular con las ofertas estándar que se repiten desde los años sesenta. El arte, su capacidad de innovación, puede ser entonces un inmejorable aliado de la industria turística para ampliar el espectro de atracciones para los visitantes, para incentivar su cultivo de la sensibilidad y la inteligencia, e, incluso, para convertir la visita turística en una ocasión para el diálogo intercultural. La industria turística, por su parte, puede apoyarse en el tejido artístico insular como fuente incesante de su impostergable necesidad de innovación y, así, a la vez que incrementa sus posibilidades de beneficio económico se convertiría también en un agente fortalecedor de la precaria condición del arte en el Archipiélago. 

Mariano de Santa Ana

COORDINADOR Y MODERADOR