Son escasos los antecedentes de una reflexión audaz y continuada sobre la relación ARTE-TURISMO y menos aún las tentativas de explorarla de forma propositiva.

CAMPUS ARTE-TURISMO invita a explorar otras perspectivas distintas a la del turismo como asunto para ser, exclusivamente, criticado desde el arte y a la del arte como “paquete temático para el turismo”. Más allá de la parodia o la instrumentalización, se trata entonces de generar espacios de encuentro y fecundación mutua.

Ciertamente es esta una cuestión de difícil abordaje, que contiene buena parte de las fricciones, complejidades y retos de nuestro tiempo. Será necesario entonces ir vinculando a los distintos agentes —profesionales del sector del arte, directivos y técnicos de la industria turística, políticos y técnicos de las administraciones públicas, docentes e investigadores y a la ciudadanía en general— a fin de reconocer las expectativas del negocio turístico, incrementar los significados del arte contemporáneo, imaginar un nuevo ecosistemaarte-turismo” y co-crear entre todos las políticas necesarias para ello.

A MODO DE PUNTO DE PARTIDA

El “Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte Contemporáneo” en su introducción dice que “la atracción del turismo culturalpuede ser un criterio para la creación o renovación de la institución artística pero que ha de sustentarse en un proyecto artístico. De lo que podría seguirse que la premisa “turismo” puede valer como medio pero no como fin, como argumento necesario pero nunca suficiente.

Por otra parte, un reciente informe sobre turismo inteligente recomienda el “desarrollo de herramientas para el apoyo y mantenimiento de la cultura del destino por parte de los turistas”, lo que vendría a decirnos que debemos tener en cuenta un nuevo perfil de turista: más exigente, responsable y colaborativo, que busca experiencias cada vez más alejadas del montaje banal.

Seguramente este “nuevo” turista no es un simple consumidor de “paquetes culturales”, sino un ciudadano de viaje que quiere aprender e intercambiar conocimientos y experiencias con los residentes.

El I CAMPUS ARTE-TURISMO (Gran Canaria 2017) tiene como objetivos iniciar la construcción de un marco referencial sobre “arte-turismo”, experimentar la condición “artista-turista” vs. “turista-artista” y, en general, discurrir sobre un mejor encaje de los fines con los medios, de lo esencial con lo instrumental, del valor con la rentabilidad.

POR QUÉ UN CAMPUS

Lo denominación “CAMPUS” responde tanto a su localización territorial como a la transversalidad de los saberes y prácticas implicadas.

Combina elementos globales de conocimiento (Seminario y Trabajo de Investigación) con elementos locales de intervención (Taller en Residencia y Mesa de Trabajo Intersectorial).

El CAMPUS es un proceso en desarrollo, un proceso colectivo de experimentación creativa: generar, hacer crecer y mantener un ambiente de creatividad, innovación, investigación, intercambio, roce, contagio, resonancia, vivencia, interdependencia

Pone en juego un enfoque transdisciplinar: contenidos transversales, formatos híbridos y equipos de trabajo mestizos y convergentes, con distintos perfiles y niveles de conocimiento, habilidad e implicación.

Nace con vocación de permanencia: cada dos años viajará a una ubicación geográfica diferente. La primera edición tendrá lugar en Gran Canaria, con sedes en Las Palmas de Gran Canaria (Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM) y en el municipio de Tejeda.